jueves, 20 de agosto de 2009

HABLEMOS DE LEER (Varios autores)

Hablemos de leer

Varios autores

Ed. Anaya. Colección La sombra de las palabras

Edición y prólogo de Antonio Ventura

Madrid, 2002

ISBN: 84-667-1728-5

Hablemos de leer es una recopilación de ensayos sobre la lectura escritos por autores relacionados de una u otra forma con la literatura infantil y juvenil.
De la mano del editor Antonio Ventura, nos encontramos en primer lugar con Pep Albanell, quien nos habla de "contagiar" y, como ejemplo, nos dice:

"El fervor por la lectura se contagia. No falla. Cuando el profesor es buen lector, de los que disfruta leyendo, el porcentaje de buenos lectores en su clase es bastante más elevado de lo habitual." (pág. 15)

O con Fernando Alonso, que nos habla del "más grande de los tesoros", enfocando su artículo hacia las riquezas que provoca la lectura:

" Animemos, pues, a los lectores a vivir muchas vidas, a compartir muchos mundos, a lo largo de muchos libros." (pág. 29)

Eliacer Cansino, en un tono más reflexivo y filosófico, se centra en "la mirada auditiva", indagando en el proceso de la lectura y sus dificultades:

"Porque leer, hoy,es una decisión para la que se necesita cierta audacia, pero podemos asegurar que quien se arriesgue a ello no se arrepentirá jamás." (pág. 43)

El siguiente artículo, firmado por Xavier P. Docampo se titula "Leer, ¿para qué?". En él, con una claridad de ideas tremenda y con un gran conocimiento del mundo de la lectura infantil y juvenil en la sociedad actual, Docampo lanza ideas interesantísimas:

"La actividad animadora más fructífera que existe es ¨el hablar de libros¨. Nada crea mejores expectativas lectoras que el escuchar a alguien que nos habla de un libro con pasión."
(pág. 55)
Juan Farias, con "En voz alta", nos muestra su opinión con un texto bellísimo, muy literario, casi poético, que se lee con agrado:

"Un niño que no ha trepado con Pedro por la Mata de Habichuelas no podrá para según su ánimo estar de acuerdo con Pedro o con el Gigante, no podrá enfrentarse al juvenil y apasionado Ovidio, se tragará las enseñanzas del Quijote que quieran darle por buenas, no será capaz de tomar partido entre Montescos y Capuletos, será incapaz de leer el tiempo que le tocó vivir, será dominado por el discurso del demagogo, la artimaña del publicista, el énfasis del intolerante y cualquiera de tantas plagas que amarran a tantos en beneficio de unos pocos." (págs. 73-74)

"Como quien bebe agua es el título elegido por Agustín Fernández Paz para su aportación a este libro. Partiendo de su infancia y de cómo su padre, a pesar de ser un obrero, leía y releía con pasión los pocos libros que tenían y de cómo consiguió inculcarletambién ese deseo de leer.
La lectura es un acto sencillo que nos da un placer inmenso, como beber agua:

"... no hay ningún secreto para despertar el gusto por la lectura. Solo hay que abrir un libro que contenga un texto poderoso y leer en alta voz. No se precisa nada más. Todo es tan sencillo como beber agua." (pág. 85)

Joan Manuel Gisbert se adentra en las "visiones y metáforas de la lectura" haciendo un análisis de los procesos de lectura y escritura. Recorreremos así "los ríos de palabras", "las lecturas del mundo", "la dimensión estética de la lectura", sus "huellas en la memoria", descubriendo "limaduras de hierro, ramas que se mueven" y "espejos con luz propia", buscando un "lugar donde resuenan otros pasos" o "páginas fantasma" que nos lleven a descubrir "la lectura primigenia" para terminar con la "muerte y resurrección de la lectura"
Mariasun Landa, en "Vivir, experimentar, leer", se inclina por hacer unas "confesiones" muy personales sobre lo que ha sido y es la lectura para ella. Recuerda sus libros de infancia y el pllacer de leer lo prohibido en la adolescencia. Se fija en lo que supusieron los cuentos maravillosos para todos los niños de su generación y, con total sinceridad, afirma:

"Yo, a estas alturas de la vida, me gusta responder, con toda humildad, que a mí la lectura, la ficción literaria, me ha ido muy bien. Y que la recomiendo, entre otras cosas porque me parece una necesidad tan humana como la de soñar, reír o jugar." (pág. 107)

Vicente Muñoz Puelles nos sumerge con "la aventura de leer" en la expereiencia de los escritores Steinbeck y Greene, que se aficionaron a la lectura a través de las novelas de aventuras, para terminar contándonos su propia experiencia, desde las primeras letras hasta sus lecturas juveniles asociadas al fondo musical que había en su casa.
Por último, Patxi Zubizarreta en "yo también habría jugado al fútbol", aporta una visión personal de lo que significa la lectura hoy en día. Cita a Miguel Delibes cuando reflexiona sobre el demasiado tiempo empleado en la ficción frente al disfrute de la vida real. Y propone, a modo de conclusión, que hay que relativizar la escritura, la lectura y la literatura. Leer, sí; pero en dosis adecuadas.


No hay comentarios :