viernes, 27 de noviembre de 2009

EL LADRÓN DEL RAYO de Rick Riordan


El ladrón del rayo.
Percy Jackson y los dioses del Olimpo

Rick Riordan

Editorial Salamandra, Barcelona, 2006

ISBN: 84 9838 039 1



El ladrón del rayo es la primera de las novelas que integran la serie de Percy Jackson y los dioses del Olimpo. En ella asistimos al planteamiento de historia y personajes y al acercamiento de lo que puede ser el futuro de la serie.
Percy Jackson, el protagonista descubre un buen día que, en vez de ser el "pobre" Percy, con dislexia, expulsado de varios colegios, y con problemas de aprendizaje, es en realidad hijo de un dios griego, tiene poderes que desconocía y, además, debe cumplir una misión. Interesante, sin duda.
Percy (Perceus, en realidad) se va a adentrar en un mundo en el que los dioses se pelean y en el que puede estallar una guerra que él debe evitar. Para cumplir su misión, contará con unos amigos-protectores, un sátiro y otra niña hija de la diosa Atenea.
Con este planteamiento ya adivinamos que el libro cumple una serie de condiciones básicas en la novela de aventuras fantásticas tipo saga: el protagonista es un joven que ha tenido una existencia previa insulsa, con dificultades, sin cualidades por las que destacar. Además es un héroe huérfano, está solo en el mundo (sin padres, quiero decir) o al menos eso cree. De pronto se encuentra con que es un héroe con poderes que desconocía. Su éxito se basará también en la amistad de jóvenes como él que, sin ningún miedo, se enfrentarán a todo tipo de peligros por ayudarle.
Y, siguiendo la estructura de Propp, tendrá una serie de dificultades que vencer para poder conseguir su premio, objetivo o, en este caso, su misión.
Si a esto le añadimos un buen ritmo narrativo y una intriga que gustará al lector adolescente, tenemos los mejores ingredientes para el éxito.
El autor, Rick Riordan, fue profesor de mitología y cultura clásica y aprovecha sus conocimientos para acercar (con un acierto discutible) el mundo de los dioses del Olimpo al lector juvenil. Pero no debemos considerar ése su único objetivo. No se trata de un libro didáctico para que los adolescentes aprendan más del mundo clásico. Desde mi punto de vista, hay que disfrutar de la aventura, de la historia, de los personajes y, si en algún momento de desata la curiosidad por saber de qué va todo eso de los dioses griegos, mejor, aunque no sea algo imprescindible.
En definitiva, un libro interesante y atractivo para los jóvenes lectores, que muy pronto se verá convertido en película...


Más datos sobre Rick Riordan en la entrada: The 39 clues, de este mismo blog.

1 comentario :

Angeles dijo...

Que casualidad,hoy mismo ha llegado la IV parte a Diagonal.